Entrevista a Fernando Scelza, presidente de la Asociación Uruguaya de Golf (AUG)
Imprimir
La Revista 17 Deportes compartió una extensa charla con el presidente de la AUG y en la misma se trataron temas de actualidad y futuro del golf uruguayo y también de la Copa Andes que organizará Uruguay en el 2008

Por Gonzalo Etcheverry

“Ojalá el Sudamericano 2008 nos permita retomar un lugar importante en el golf continental”



¿Que diagnóstico hace del golf uruguayo?


El sentimiento personal es de cauteloso optimismo, y en cuanto al diagnóstico te diría que es de un paciente estable tendiendo a mejorar.
Fundamentalmente por lo que se está trabajando en las Escuelas de los Clubes, que es el centro de creación y mejoramiento de jugadores, empezando por el del Club de Golf del Uruguay que es el que tiene más cantidad y años, además de una infraestructura y organización muy buena que se ha ido fortaleciendo y cuenta ahora con la presencia del profesional argentino Santiago Lavergne, bien acompañado por los profesores del medio.


El título Sudamericano del 2001 por parte de los caballeros no tuvo el efecto positivo esperado en el golf uruguayo, ¿a qué lo atribuye?

Pasa por un tema principalmente generacional y tiene que ver con la cantidad de jugadores que tenemos en nuestro país.

Esa generación comienza a surgir durante los años en los que estuvo el profesional argentino Pablo Sola viviendo en Uruguay y dirigiendo la Escuela de Golf del Club de Golf del Uruguay y la Asociación Uruguaya de Golf. Ese esfuerzo conjunto motivó el surgimiento de jugadores de gran nivel que obtuvieron triunfos internacionales.

Pero fue un proceso de unos cuantos años y que no se logró de la noche a la mañana. Con los años y la competencia en el exterior se fue formando una buena generación, que tuvo momentos buenos y malos, porque en el Sudamericano del 2000, Uruguay anduvo muy mal y a los 9 meses ganó el título.

También incide que el recambio fue realmente lento y también incidió la falta de un coach durante unos cuantos años, como si lo hubo y ahora lo hay con Sola y con el también argentino, Santiago Lavergne.

Por eso ahora la esperanza es un poco al trabajo de las Escuelas, primero apuntalando a los que ya están, que están trabajando y mejorando mucho, pero también a los que vienen de abajo.


¿Con las chicas parecería ser que sucedió todo lo contrario?

Por suerte surgió un buen grupo de jugadoras juveniles que está haciendo las cosas bien y viene acumulando competencia internacional.

Pero siempre fue un tema preocupante el de las mujeres. Surgían jugadoras muy buenas pero no tenían con quién jugar. Había pocas jugadoras y las que estaban era de edades diversas por lo tanto se aburrían.

Ahora hay un buen grupo y eso va a fortalecer al golf femenino uruguayo.


¿La gran apuesta es el Sudamericano, Copa Andes que se jugará el año que viene en Uruguay?


Evidentemente. Cuando te toca ser país sede tratas de hacer lo mejor posible. Por un lado está el privilegio de ser anfitrión y por otro la presión de jugar en casa, que a veces conspira golfísticamente contra nuestros intereses.

Pero es un desafío muy grande y muy lindo. Además cuando se dan estos campeonatos importantes en Uruguay se arrima una cantidad de gente y chicos que después quieren jugar al golf, y eso muy bueno.


¿La AUG ya está trabajando para el año que viene?


Es así. Inclusive nos estamos reuniendo de forma periódica con los directivos y funcionarios de Cantegril Country Club, la sede del torneo.
También la AUG y Cantegril van a presentar la Copa Andes en el próximo Sudamericano en Bolivia. Se brindará a las delegaciones toda la información disponible hasta la fecha e inclusive se está trabajando en la realización de una revista pero también tenemos la página web de la AUG como canal de información constante.


¿Se puede soñar con un gran torneo?

Creo que sí y debe ser el puntapié para retomar un lugar importante en el golf continental. Estamos soñando con ello.


¿Se está pidiendo apoyo a The R&A St Andrews para el desarrollo del golf en Uruguay?

Ya nos venían dando apoyo con las visitas del profesional francés Jean Etienne Lafitte, que estuvo semanas atrás en Uruguay, pero también pedimos apoyo económico que gestionamos en una reunión en Lima, Perú. A partir de la misma tenemos desde el mes de abril un apoyo económico en la contratación de un coach para los equipos uruguayos juveniles y de mayores. De esa manera pudimos contratar al argentino Pablo Sola.

Pablo es un profesor de primerísimo nivel, que lo llaman de todas las Federaciones de América pero también de Europa donde brinda clínicas en Alemania, España, por citar algunos países, lo cual para nosotros es un privilegio.

Sola está realizando un trabajo excepcional y esperemos que su experiencia pueda tener los mismos resultados que se lograron en su anterior participación con los equipos uruguayos.


Una mayor participación internacional, por ejemplo con Argentina, ¿no aumentaría el nivel local?

Sin dudas y estamos en eso. Por suerte hay campeonatos a los cuáles nos invitan pero también coordinamos con Pablo (Sola) para que el equipo de Copa Andes participe, por ejemplo, del Abierto del Buenos Aires Golf. Teniendo a Argentina tan cerca, que es el centro de golf más poderoso del continente, tenemos la posibilidad de salir a competir con mayor frecuencia.

Pero también hay que fortalecer la competencia interna. Habíamos observado con preocupación que los campeonatos importantes que se juegan en Uruguay, como Abiertos de Clubes y Campeonatos Nacionales, no lo jugaban todos los jugadores de nivel internacional.
Por ello apostamos a mejorar la organización, la coordinación con los clubes por el calendario y a darle mayor valor, aparte del que ya tienen de por sí, con la creación del Ranking Nacional.

Eso hizo que los jugadores que aspiren a representar a Uruguay en torneos internacionales tengan que jugar estos torneos.


El ranking fortaleció la competencia, ¿pero también aumentó el nivel?

Se captó la atención de los jugadores y creo que la primera experiencia fue muy buena ya que lo jugaron prácticamente todos los jugadores que están por debajo de 3 de handicap. Se disputaron 25 fechas en varias canchas del país.
Esta primera experiencia le sirvió a los jugadores, clubes y por supuesto a la AUG.


¿Cómo se viene trabajando con los juveniles?

Actualmente están jugando una pre clasificación para el Sudamericano de la categoría que se jugará en Quito en noviembre.
En Pre juveniles, (menores de 15), existe una renovación importante. La mayoría son nuevos y muchos son de la Escuelita del Club de Golf del Cerro cosa que nos pone muy contentos. Este Club está haciendo una obra muy importante y está dando buenos frutos.
La estructura de los juveniles se está rearmando y viene surgiendo un buen semillero de las distintas Escuelitas.
El trabajo en estas es clave por eso la idea es que Sola también asesore los trabajos que allí se realizan.


¿Qué evaluación hace la visita del profesional francés Jean Etienne Laffite?

Todos los comentarios fueron muy positivos. Es una persona con gran capacidad, muy profesional y que estuvo dos semanas trabajando a full con un grupo de 14 profesores.

Ya es el cuarto seminario que organiza la AUG y la idea es aprovechar todo lo que nos deja y volcarlo al trabajo de cada profesor y de cada Escuela.
A ello hay que sumarle que la PGA de Uruguay presentó un programa muy ambicioso para organizarse y tener una actividad todos los años que esperemos de sus frutos.


¿Los Campeonatos Nacionales están recobrando el prestigio que nunca debieron dejar de tener?


Los Campeonatos Nacionales tienen una importancia por si sola, por lo que representa ser campeón nacional de un país. Hay que darle la importancia que tiene y por se estableció, por ejemplo, que los campeones nacionales representen a Uruguay en el Sudamericano Individual en Lima, Perú.

Pero no solo es importante porque es la forma en que los jugadores puedan representar a Uruguay sino porque, insisto, lo que significa ser campeón nacional. Creo que los jugadores tienen que sentir eso más que lo que puede significar el premio material.

Es una lucha permanente con los torneos que ofrecen muchos premios y cosas accesorias, muy lindas y que son buenas para promover el golf, pero también hay que darle la jerarquía que tienen los Campeonatos Nacionales y los Abiertos. Ganarlos es un honor y así tiene que ser.


¿Pero ve con buenos ojos la realización de más torneos y los llamados Tours de Golf?

Creo que hay que tener las dos cosas, torneos divertidos que reparten muchos premios pero también los campeonatos de jerarquía.

Estoy a favor de los torneos y tours que ayudan a promover el golf pero lo que hay que tratar es de coordinar y no superponer la competencia.

El año pasado hicimos una reunión con los capitanes de todos los clubes para coordinar el calendario en diciembre y dio sus frutos. Este año la vamos a repetir y elegir algunas fechas para jugar los campeonatos claves en épocas de mejor clima.


¿Está conforme con lo hecho hasta ahora?


Estamos conformes y nos sentimos respaldados por los clubes. De todas formas nos queda mucho por hacer y mejorar pese a que las limitaciones que tenemos son importantes.

Vamos por buen camino y la disputa del Sudamericano en Uruguay va a ayudar y nos va a tener a todos muy motivados.


Nota: Gonzalo Etcheverry